Coaching: Estrategia Necesaria para el Desarrollo Empresarial Zaragoza Aragón

El coaching es un conjunto de esfuerzos y técnicas enfocadas al equipo humano de una empresa u organización. El coaching es una acción directa sobre las personas que son los verdaderos autores y responsables de la competitividad empresarial...

Grexin S.L.  
976218100
Independencia 24
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Alcor Consultores Y Asesores Doctor Cerrada, 14 - 1º C  
976218424
Doctor Cerrada 14
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Aban Aparicio Maria Luisa
976511191
Alcala De Ebro 5
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Gestum Compañia De Asesoramiento S. A.  
976211706
Madre Vedruna 14
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Goya Gestion Administrativa S.L.P.  
976271060
Sagasta 29
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Graduado Social  
976234197
Moreria 1
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Aguado Ventura Francisco
976224996
Madre Vedruna 18
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Asesoria Cristina Jordan S.L.U.  
976215989
Francisco Vitoria 21
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Abogado  
976234197
Moreria 1
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Urbasa Consultores S.L.  
976281823
Almozara 75
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Coaching: Estrategia Necesaria para el Desarrollo Empresarial

¿Qué influencia va a tener en el S. XXI el coaching?

Si nos preguntáramos que es necesario para crear una empresa y a su vez preguntáramos a los empresarios qué cuatro cualidades han sido necesarias para crear sus imperios durante 2000 años, coincidirían la mayoría de ellos que lo que es necesario para la creación y desarrollo de una empresa, sería lo siguiente:

1. Una idea de negocio y su estudio de mercado
2. Buscar personas
3. Actitud empresarial, sobre todo esfuerzo
4. Capital

¿Cuántos empresarios que tuvieron una idea feliz, a continuación se pusieron a buscar personas para ponerla en marcha y con una actitud de esfuerzo y mucho trabajo consiguieron su sueño, sin olvidarnos tampoco del capital, que no teniéndolo lo tuvieron que buscar en personas allegadas?. Todo lo anterior es insuficiente para desarrollar una empresa en el S. XXI, sobre todo en una sociedad empresarial de cambio que estamos viviendo, marcada sobre todo por los mercados emergentes y la economía globalizada, por tal motivo a partir de ahora si tuviéramos que desarrollar más estos 4 puntos anteriores, los podríamos dejar en los siguientes puntos:

1. Investigación y desarrollo de un proyecto
2. Desarrollo de equipos de trabajo (capacitar el talento)
3. Responsabilidad Social Corporativa
4. Relaciones del empresario con instituciones, asociaciones, instituciones financieras y otras.

Por lo tanto ya no es necesario una idea sino la investigación y desarrollo de una serie de ideas que formaran parte de un proyecto para optimizar más sus recursos, además no vale solo con buscar las personas sino que también habrá que capacitar y desarrollar el talento de esas personas teniendo en cuenta las correspondientes deficiencias en cuanto al trabajo en equipo tenga cada uno.

No solo es importante la actitud de un empresario sino que tendrá que tener una responsabilidad social, cuidando a su personal junto con la rentabilidad de los accionistas sin olvidarse en ningún momento de su cliente que es el motor de la cuenta de resultados y también de los proveedores que formaran parte de la calidad del producto o servicio. Sin olvidarnos de esa sociedad que es el consumidor final, el cual será cada día más exigente y a su vez fiel a aquellas marcas u organizaciones empresariales que estén en alta calidad. Para todo esto será muy necesario el coaching como herramienta y estrategia para gestionar los cambios, mejorar las relaciones con personal, accionistas, clientes, proveedores, instituciones, etc.

Es fundamental también la visión de negocio y por consiguiente la comunicación de esa visión a sus equipos de trabajo.

¿Para qué el Coaching?

Sobre todo para tomar conciencia del estado actual y futuro que queremos estar, para esto tendremos que cambiar en el hoy en una serie de hábitos, conductas, creencias, valores y actitudes y que deberemos aprender mediante una disciplina marcada por el coach que nos llevará a cumplir nuestros sueños y potenciando nuestra autoestima y relaciones personales y profesionales. No olvidemos que será muy importante las relaciones internas como externas y para esto será muy necesario la confianza que tenga uno en su proyecto para luego compartir dicha visión a sus seguidores o líderes para que se comprometan y responsabilicen de su gran proyecto.

Es una herramienta también para la gestión del tiempo y priorizar el tiempo sin descuidar nuestras relaciones personales y profesionales y como una herramienta de creatividad, por lo tanto es un instrumento de gestión del cambio y de mejora de las relaciones interpersonales sin olvidarnos de la visión de negocio.

¿Cuál es el proceso que desarrolla un coaching excelente?

Hay personas o directivos que conocen el proceso de coaching a través de un objetivo empresarial y que demandan a coachs externos para apoyarles a conseguir sus objetivos. En este desarrollo observan que es necesario un conocimiento personal y por consiguiente un “estar a gusto” en su vida personal para luego estar bien en su vida profesional. Esto les lleva a prepararse primero en coaching personal que después se ocuparán de un desarrollo de un coaching ejecutivo en su ámbito profesional y cuando hayan alcanzado objetivos con equipos efectivos, les empuja a los directivos a desarrollar las técnicas de coaching en una organización y se convierten en referentes de cambio, en puntos de apoyo para impulsar un cambio en la empresa u organización.

A partir de aquí se desenvuelven en una sociedad de cambio y en la práctica del valor de la resiliencia necesario para superar situaciones límites y renacer de las cenizas en un momento de cambio y de reto para crear una nueva cultura de empresa. Cuando ya han logrado esta tercera fase, les mueve dejar en la sociedad a parte de su experiencia una gran labor social, contribuyendo con un legado que impulsará la iniciativa de personas que habrán crecido en la organización y se sentirán partícipes y responsables de un bien social.

De: Javier Mañero Moreno

Haga click aquí para leer más artículos de Evolución Profesional