Descubrimientos en el Campo de Usabilidad de Sitios Web Salamanca Castilla y León

La usabilidad es una disciplina que a veces resulta un tanto abstracta y difusa: las reglas no siempre son fijas, y a menudo se contradicen entre sí. A continuación encontrará la información completa...

VALENTÍN GALLEGO
923232168
Paseo Doctor Torres Villarroel, 1 - 1º
Salamanca, Castilla y León
 
EQUIPO 30
923280000
C/ Prado, 5-7.
Salamanca, Castilla y León
 
NUEVA LINEA.NET
923254403
Ayala, 20.
Salamanca, Castilla y León
 
DIFUSIÓN PUBLICIDAD
619198080
Calle Concejo, 1 (Esq. Plaza Mayor).
Salamanca, Castilla y León
 
4C COMUNICACIÓN
923263139
C/ Pedro Mendoza, 11-13
Salamanca, Castilla y León
 
SIMITEL TELECOMUNICACIONES
923191974
C/ El Trébol, 10 - 12.
Salamanca, Castilla y León
 
ARTEFACTO DISEÑO & PUBLICIDAD
923280858
Calle Rabanal, 20 - local
Salamanca, Castilla y León
 
VUELTA
923612227
Pº de los Cedros, 6.
Salamanca, Castilla y León
 
YELL PUBLICIDAD S.A
923210422
Cuesta San Blás, 3 - BAJO
Salamanca, Castilla y León
 
3 EN RAYA
923617600
C/ Fernando de la Peña, 16 - 18 - ático I.
Salamanca, Castilla y León
 

Descubrimientos en el Campo de Usabilidad de Sitios Web

Proveído Por:

Pero también es cierto que la usabilidad nos ha aportado algunos descubrimientos enormemente útiles para mejorar el diseño de nuestros blogs y sitios web.

En SmashingMagazine han hecho una selección con 10 “reglas” de usabilidad que merece la pena tener en cuenta:

1. Las etiquetas de los formularios, mejor sobre el campo

Tras duras y largas discusiones, parece que al fin hemos descubierto cuál es la posición ideal para las etiquetas de los formularios en la web: encima del campo.

En la mayor parte de los casos, los diseñadores sitúan la etiqueta a la izquierda del campo, generando así una maquetación a dos columnas. Y aunque esta opción es correcta, no es la más usable. Esta es la explicación: los usuarios completan los formularios siguiendo un patrón vertical, de arriba abajo. Por eso, les resulta más cómodo encontrarse primero la etiqueta e inmediatamente debajo, el campo. Así de sencillo.

Además, si ponemos la etiqueta a la par del campo, nos planteamos un problema de alineación. Si alineamos los elementos a la izquierda, el usuario puede escanear bien la información, pero el literal y el campo quedan demasiado separados: dan sensación de desconexión. Si los alineamos a la derecha, en cambio, estarán bien ligados, pero su posición será menos cómoda para el escaneo del usuario.

La solución:

BIEN

Nombre: Felisa Moratín

MEJOR

Nombre:
Felisa Moratín

2. El usuario se fija en las caras

El cerebro del ser humano está preparado para reconocer y memorizar las caras de los demás. En la web sucede como en la vida real: nos fijamos primero en las caras y en los ojos de las personas que aparecen en pantalla. Éste constituye, por tanto, un recurso de marketing fundamental para captar la atención de los usuarios. Y es una de las razones por las que muchos sitios web, y muchos banners publicitarios, incorporan fotos de personas en su interior.

Pero todavía hay más: después de fijarnos en la cara y en los ojos, avanzamos en la dirección que marca la mirada del protagonista (la persona que aparece en la imagen).

3. La calidad del diseño en un poderoso indicador de credibilidad

Juzgamos un libro que no conocemos por su portada, y de la misma forma, la calidad del diseño de un sitio web condiciona nuestra percepción sobre él. Si nos parece un buen diseño, es mucho más fácil que depositemos nuestra confianza en ese blog o ese sitio web.

La maquetación, las tipografías, los colores y el estilo configuran, en buena parte, nuestra percepción sobre ese sitio web. Así que si queremos proyectar una buena imagen, lo mejor es que contemos con un buen diseño.

Otros factores importantes que afectan a la credibilidad de un sitio web son la calidad de los contenidos, la cantidad de errores, la facilidad de uso y la confianza que nos inspiran los autores.

4. La mayor parte de los usuarios NO hacía scroll (antes)

Según un estudio elaborado en su día por Jakob Nielsen -gurú de la usabilidad- tan sólo el 23% de los usuarios hacen scroll en su primera visita a un sitio web. Eso significa que la gran mayoría de los usuarios -un 77%- sólo ven el contenido que se muestra en pantalla. Y todavía hay más: el porcentaje de los usuarios que hace scroll va disminuyendo conforme realizan más visitas al sitio web. En la segunda visita, sólo el 16% hace scroll.

Según este estudio, la lección está clara: hay que situar los contenidos y servicios más importantes a la vista, especialmente en las principales páginas de “aterrizaje”, para que el usuario pueda encontrarlos sin necesidad de hacer scroll.

Evidentemente, no puedes ponerlo todo en la parte superior de la página. Eso es sencillamente imposible. Pero sí puedes utilizar ese espacio para promocionar lo esencial.

En el caso de la home, estos son los elementos que no pueden faltar:

- El nombre del sitio web.

- Tu propuesta de valor al cliente/usuario: aquello que le ofreces.

- La navegación por las principales secciones del sitio web.

Pero las costumbres cambian. El hecho es que hay una lección todavía más importante: las costumbres de los usuarios cambian, están en continua evolución. Según varios estudios posteriores, a la gente cada vez le cuesta menos hacer scroll. De hecho, muchos usuarios lo prefieren a la paginación, y no tienen inconveniente en llegar hasta el final de la página.

Por eso, te recomendamos que no satures el espacio superior. Cuando el usuario encuentra demasiadas cosas, no sabe qué hacer y se desorienta. Es mejor que organices la información a lo largo de la página dejando un espacio en blanco entre cada área de contenidos.

5. El color azul es el mejor para los enlaces

Conseguir que tu sitio web sea diferente a los demás es importante, pero cuando hablamos de usabilidad, basarse en los estándares -lo comúnmente aceptado- suele ser la mejor receta. Es muy sencillo: cuando la gente accede a un sitio web, espera encontrar las cosas de la misma forma que en el resto de sitios web que ha visitado anteriormente. Son los conocidos como patrones de uso.

Y siguiendo este razonamiento, el azul es el color por excelencia para señalar los enlaces. Es el color por defecto de los navegadores, y el que usa Google (ahí es nada).

No tienes por qué hacerlo todo igual que los demás, claro. Si decides optar por otro color para los enlaces, ten en cuenta las siguientes consideraciones:

- Debe ofrecer un buen contraste de color con el fondo: si el fondo es claro, debe ser un color oscuro, y viceversa.
- El color de los enlaces debe ser diferente al del texto común empleado en el sitio web, para que el usuario perciba la diferencia.

6. 27 caracteres para la caja de búsqueda (aprox.)

El ancho ideal para la caja de búsqueda se sitúa en torno a los 27 caracteres.

Según un estudio publicado por Nielsen, casi todos los buscadores ofrecen un espacio demasiado pequeño para introducir las palabras clave. El problema es que, aunque la caja permita introducir un texto más largo, parte de esa palabra desaparece de la vista. Es un sistema incómodo y que se presta a errores: el usuario no sabe exactamente qué ha introducido.

En cambio, con un ancho de 27 caracteres se cubre el 90% de los términos de búsqueda (en inglés, puede que en castellano haga falta algún carácter más).

Para calcular el ancho, utiliza como referencia el carácter “m”. Recuerda: para el usuario, resulta más cómoda una caja de búsqueda ancha, aunque después sobre el espacio.

7. Deja que la página respire para facilitar la comprensión lectora

Los buenos diseñadores conocen bien el valor de un espacio en blanco. Los espacios “blancos” entre los párrafos, las imágenes, los botones, los márgenes, etc. hacen respirar a la página. La información se muestra menos apelotonada y mucho más ordenada, y al usuario le resulta mucho más fácil la lectura. Además, los espacios le permiten distinguir las diferentes áreas del sitio web, cada una con su importancia.

Según un estudio, el espacio entre párrafos, y en los márgenes izquierdo y derecho, facilita la comprensión en un 20%, ya que permite a los usuarios concentrarse mejor en los contenidos.

8. No hace falta que hagas el super test

Según un estudio de Nielsen, los tests de usabilidad efectuados con sólo 5 usuarios permiten descubrir el 85% de los problemas del sitio web. Si realizas el test con 15 usuarios, descubrirías todos los problemas, pero debes decidir si merece la pena el gasto y el esfuerzo… De hecho, con sólo dos usuarios ya serías capaz de descubrir la mitad de los problemas.

En resumen: no hace falta que gastes todos tus recursos en un test extensivo. Eso sí, aunque sea de forma modesta, intenta poner tu sitio web a prueba. Por modesto que sea tu testing, te permitirá conseguir mejoras significativas.

9. Ofrece información detallada sobre tus productos y servicios

Si tu sitio web vende productos o servicios, es evidente que mucha gente va a querer consultar toda la información disponible antes de tomar la decisión de compra. Parece obvio, pero normalmente los sitios web no ofrecen suficiente información. Según los estudios, la falta de información sobre productos es el origen del 8% de los problemas de usabilidad, y es una mala práctica que causa el 10% de los fracasos en las ventas.

Así pues, ofrece a tus usuarios información detallada, pero no se la hagas llegar en forma de “ladrillo”. Pártela en trozos digeribles: utiliza imágenes, listas, títulos y subtítulos de apartados para que el texto no se vuelva pesado y poco atractivo. Insistimos: incluye imágenes para que el usuario pueda hacerse una idea realmente aproximada. Y nada de términos demasiado técnicos.

10. Somos (casi) inmunes a la publicidad

La mayor parte de los usuarios ni siquiera se fija en los banners publicitarios. Acceden al sitio web y obtienen la información que buscan. Los reclamos publicitarios ni siquiera consiguen distraerles, incluso si se encuentran justo al lado del texto.

La principal conclusión es que los usuarios evitan la publicidad y, por consiguiente, también evitan cualquier cosa que tenga el mismo aspecto que la publicidad, aunque no lo sea. Así que descarta los elementos de tu sitio web que tienen el aspecto de un banner publicitario y se sitúan en las zonas que normalmente ocupan los anuncios (por ejemplo, en el lateral derecho del texto).

Haga click aquí para leer más artículos de Blog del Freelance