¿El Cliente Dice que tu Precio es Demasiado Alto? Burgos Castilla y León

No es ningún secreto: estamos en crisis, la gente anda justa de dinero, y a las empresas les sucede lo mismo. Por eso, cada vez es más fácil que escuches el ya conocido: “lo siento, pero lo que pides por el trabajo se sale de mi presupuesto”...

GESCO CONSULTORES S.L.
947228868
av. reyes católicos, 42. burgos
BURGOS, Castilla y León
 
ARS FACTUM CONSULTORES RRHH
947040624
ceei aeropuerto de burgos sn
BURGOS, Castilla y León
 
ASE PSIKE S.L.
983218029
recondo, 27. valladolid
VALLADOLID, Castilla y León
 
RECURSOS EN EL PUNTO DE VENTA
983227140
villalba de los alcores, 2. valladolid
VALLADOLID, Castilla y León
 
SYSCYL
983378027
ferrari, 5. valladolid
VALLADOLID, Castilla y León
 
GRIKER CASTILLA
947219693
av. paz, 39. burgos
BURGOS, Castilla y León
 
CEDECYL
983210717
pasaje la marquesina, 14. valladolid
VALLADOLID, Castilla y León
 
PSIQUE CONSULT
923122123
maría auxiliadora, 16 18
SALAMANCA, Castilla y León
 
ARS FACTUM CONSULTORES RRHH
947040624
ceei aeropuerto de burgos sn
BURGOS, Castilla y León
 
GRIKER CASTILLA
947219693
av. paz, 39. burgos
BURGOS, Castilla y León
 

¿El Cliente Dice que tu Precio es Demasiado Alto?

Proveído Por:

Cuando eso ocurre, puedes pensar que no hay nada más que hablar, que tus servicios no le interesan al cliente y punto. Pero quizá todavía existen posibilidades de reconducir la situación. De eso va el artículo de hoy.

En FreelanceSwitch han repasado las opciones disponibles:

1. Deja que el cliente se vaya

Esta opción está bien cuando tienes un montón de proyectos. Entonces, decir “no” resulta un poco menos complicado. Pero también es cierto que ese momento en que estás “ocupado” es el mejor para ampliar tu cartera de clientes: no tienes presión, porque tu presente profesional y económico no está en riesgo, y eres capaz de negociar con la cabeza fría. En último extremo, siempre podrías retrasar un poco los plazos de entrega para hacerle un hueco al nuevo proyecto.

2. Piensa en rebajar un poco tu precio

Si decides tomar este camino, asegúrate de explicarle claramente al cliente que se trata de una EXCEPCIÓN. Si rebajas tu tarifa simplemente porque un cliente lo pide, estarás restándole valor a tu servicio y a tu trabajo.

Esta opción es recomendable sobre todo si el proyecto te parece realmente interesante, o si andas muy justo de dinero.

Utiliza una fórmula similar a la siguiente para explicar el “descuento” a tu cliente:

“El proyecto me interesa para incluirlo en mi portfolio, y por eso he decidido hacerlo con una rebaja del xxx”.

Como hemos dicho antes, haz hincapié en que se trata de una excepción. Es una buena manera de evitar que el cliente vaya hablando del descuento a sus amigos y colaboradores.

Por si necesitas inspiración, aquí tienes algunos descuentos que pueden ayudarte a conseguir nuevos clientes, y los riesgos que debes evitar.

3. Inicia una conversación

Cuando el cliente te dice que el precio es demasiado alto, no tienes por qué dar la negociación por zanjada. Puedes iniciar una conversación que posiblemente os llevará a un acuerdo más conveniente para las dos partes:

Explica por qué es más rentable trabajar contigo. Puedes preguntarle al cliente cuánto tiene pensado pagar por ese servicio profesional que necesita. Es posible que lance una cifra aproximada. Y esa es una buena oportunidad para explicarle por qué con tus servicios se ahorrará dinero: tu trabajo es de calidad, por lo que no va a tener que volver una y otra vez sobre lo mismo para corregirlo. Intenta trabajar en ese sentido, para ofrecer razones por las que contratarte a ti realmente “sale a cuenta”.

Ajusta tu oferta al presupuesto. Una buena opción para encontrar un acuerdo favorable a las dos partes es la de adaptar tu oferta al precio que está dispuesto a pagar el cliente. Unos ejemplos: si por 1000 euros sueles diseñar 5 propuestas de logo, por los 800 que está dispuesto a pagar el cliente, tú vas a entregar 3 propuestas. En vez de construir una web con 10 secciones, puedes entregar 8, etc. Normalmente, el cliente apreciará tu capacidad para adaptarte a sus necesidades, y la flexibilidad de tus propuestas. Además, así es posible que puedas “vender” algunos servicios adicionales.

Ser flexible para reconducir la situación

Hay quien piensa que siempre hay que mantenerse firme con el tema de las tarifas y los precios, porque las rebajas pueden llevarte a un callejón sin salida.

Pero también es cierto que hay momentos en los que las circunstancias obligan, y necesitamos ser un poco más flexibles. Esta estrategia tiene sus puntos positivos: el hecho de que demuestres interés por realizar un determinado proyecto suele crear una fuerte relación con el cliente, y es muy fácil que siga confiando en ti para el futuro (además, no siempre habrá crisis).

Si el cliente acepta que ajustes tus servicios a su presupuesto, puedes estar seguro de que no se trata del típico cliente que viene “de rebajas”, sólo para ver si consigue una auténtica ganga.

Piensa que si consigues gestionar bien estas situaciones, en vez de descartar un proyecto, puede que consigas un cliente fiel, de largo recorrido.

Haga click aquí para leer más artículos de Blog del Freelance