El Talento en las Empresa Palma Baleares

Talento, innovación, conocimiento e información, los cuatro pilares básicos de los nuevos modelos de gestión empresarial. Talento, un gran concepto que para algunos cobra validez en estos tiempos turbulentos, pero para otros pierde todo el sentido…

Guillerrmo Verdera-Grup Assessor S.L.
+34 971.460.312
AV GABRIEL ALOMAR I V 11
Palma, Baleares
 
Atipika Media S.L.
+34 971.495.516
C SANT MIQUEL 53
Palma, Baleares
 
I.G.D. Asesores S.L.
+34 971.721.377
C CECILI METEL 7
Palma, Baleares
 
MONLEX SERVICIO JURIDICO GLOBAL SL
+34 971.714.533
C SINDICAT 67
Palma, Baleares
 
Forma Consultores S.L.
+34 971.720.611
C PARELLADES 12
Palma, Baleares
 
Monlex Servicio Juridico Global S.L.
+34 971.228.337
C SINDICAT 67
Palma, Baleares
 
Palma Asesores C.B.
+34 971.721.261
C SANT MIQUEL 46
Palma, Baleares
 
J Gosalvez y Asociados S.L.
+34 971.715.821
PL MERCAT 3
Palma, Baleares
 
Adler Ripoll I Servera Associats S.L.
+34 971.755.683
C JERONI AMENGUAL 5
Palma, Baleares
 
Industrias Complementarias Consulting Group S.L.
+34 971.710.616
PL SANT FRANCESC 1
Palma, Baleares
 

El Talento en las Empresa

Para mí sigue siendo extraño tener que comprobar, en mis conversaciones con otros profesionales, que siguen acumulándose tantas interrogantes en torno al talento:

-¿Qué es el talento?
-¿Cómo se puede evaluar el talento?
-¿Uno mismo puede afirmar que tiene talento, o debería esperar a que lo digan los demás?

Y siguen las interrogantes…

-¿Cuáles competencias o aptitudes se necesitan?
-¿Qué tipo de formación o conocimientos se quieren?
-¿Cuándo se hacen obsoletos y cómo se pueden actualizar?
-¿Cómo puedo encontrar talento y cuál es su precio de mercado?

No hace mucho tiempo, en las empresas… Las personas eran enmarcadas en estatus según los títulos universitarios obtenidos, el dominio de idiomas e incluso por su condición social… el talento “no importaba”… Pero las cosas han cambiado y se podría decir que hoy en día, tanto la actitud como la capacidad intelectual son las claves en los nuevos modelos empresariales enmarcados en la nueva economía global.

También es bien conocido que las personas se mueven o cambian de empleo debido a la remuneración ofrecida, pero:

¿Hasta dónde será el salario una parte de la futura política de retribución en las empresas?

¿Será posible seguir poniendo y quitando personas de las empresas de forma continua sin crear efectos negativos en todo el mercado?
Actualmente, ya se comienza a notar una nueva actitud empresarial (¿una nueva esperanza?), pues las empresas empiezan formalmente a sustituir los rancios estatus y sus paradigmas caducos, por la destreza y la capacidad de los empleados; sabiendo que si no pueden construir un capital humano capaz de innovar, estarán condenados al fracaso.

No obstante, los conocimientos que las organizaciones necesitan para tener alguna probabilidad de éxito, los poseen pocas personas; es decir, hay escasez de talento. Esto sin contar que en las grandes multinacionales, en donde se precisa de un talento, si se quiere, cada vez más sofisticado, la oferta de candidatos no está cubriendo la demanda.

Es por eso que sigo pensando que pronto estaremos inmersos en esa “Guerra de los Talentos” de la que vengo hablando y anunciando desde hace algún tiempo. Pues creo que pronto será imperativo encontrar personas que sepan afrontar y analizar con éxito las nuevas formas de hacer negocios en entornos empresariales tan cambiantes y me preocupa que no haya muchas capaces de cumplir con todos los requisitos.
Se podría decir que actualmente atravesamos una especie de transición entre la era postindustrial y la era de la información y el conocimiento.

Y dentro de esta nueva etapa que ahora estamos iniciando y que la coyuntura económica precipitó.

La información y el conocimiento ya no son considerados como un medio, sino más bien como un valor en sí mismos.

…, y ese hecho ha elevado estos conceptos al primer plano de la gestión empresarial.

La información y el conocimiento se convierten entonces en una materia prima más (inagotables por definición) dentro de las empresas, y a diferencia del estatus, otorgan un rol preponderante a las personas: quienes pasan a ser los mayores productores y a la vez consumidores de dicha materia prima, que se ha convertido en indispensable para el desenvolvimiento de la empresa moderna.

Es en este punto precisamente, en donde se hace patente que las organizaciones requieren de más personas con talento y aptitudes, pues necesitan competir en entornos cambiantes que presentan cada vez un mayor nivel de innovación, de productividad, de calidad y de servicio.
Y en los años que llevo trabajando en empresas grandes, la experiencia me ha enseñado que las personas sólo consiguen desarrollar todo su potencial cuando están realmente convencidas de lo que hacen, lo cual no sólo les es útil para conseguir cierta realización personal, sino que concuerda, y en mucho, con los objetivos de la organización.

La mala noticia es que aún existen muchas empresas y organizaciones ancladas en el nefasto pasado de los estatus, y que siguen confiando en sus “marcas” como pilares del negocio, como si sus trayectorias importasen más que su futuro. Sin darse cuenta de que este modelo ya no funciona y que no tiene proyección en el tiempo. Es necesario que los directivos de estas empresas despierten y comience a facilitar la puesta en marcha de nuevas ideas.

Haga click aquí para leer más artículos de seniorm.com