Empresa y Emprendimiento: Pasión y Contrato Palma Baleares

Las razones para trabajar son varias. Aún siendo una importante imposición social, la mayoría de las personas tienen razones que exceden esa instancia en el momento de decidir trabajar por algo...

Asesoria Profesional MGA S.L.
+34 971.462.558
C NUREDDUNA 19
Palma, Baleares
 
Ferriol Guillamet Miguel Angel
+34 971.723.924
C CONVENT CAPUTXINS 3
Palma, Baleares
 
Jose Antonio Arnau S.L.L.
+34 971.726.857
AV ALEXANDRE ROSSELLO 15
Palma, Baleares
 
Constructive S. A.
+34 971.714.545
AV JAUME III 17
Palma, Baleares
 
Pomar Roig y Mesquida Asesores S.L.
+34 971.715.331
C ENRIC ALZAMORA 4
Palma, Baleares
 
Valentin Dominguez Fernando
+34 971.205.613
C JAUME VIDAL ALCOVE 11
Palma, Baleares
 
Bufete Tributario de Balaeares S.L.
+34 971.716.302
PSAJ GALERIAS JAIME III 2
Palma, Baleares
 
Tele SMS S.L.
+34 971.717.811
PL SANTA EULALIA 7
Palma, Baleares
 
Ariadna Asesores Cdad
+34 971.761.589
C BLANQUERNA 21
Palma, Baleares
 
Organizacion Castañer SCP
+34 971.710.340
C BARO DE PINOPAR 4
Palma, Baleares
 

Empresa y Emprendimiento: Pasión y Contrato

Proveído Por:

El “por algo” será objeto de nuestro análisis en este artículo. Acercarse al conjunto de motivos o al motivo más cercano a lo real, nos posibilitará en algún momento, tener mayor claridad sobre las razones de nuestra inserción laboral, del rol que ocupamos y de cómo mejorar el vínculo con el trabajo y con la organización que nos propone trabajar.

El mito de la Pasión en el trabajo.
La realidad y la ingenuidad sobreactuada.
Humanismo y organización.

¿Pueden sentir la misma pasión el emprendedor y quien trabaja en relación de dependencia? ¿Pueden sentir la misma adrenalina el líder fundacional de una empresa que empezó pequeña y el líder que llegó cuando ya era grande?

A veces se leen cosas que no tienen mucha relación con la realidad. Por eso es que además de tener formación profesional, quienes desarrollamos roles de consultoría, deberíamos habernos desempeñado previamente en organizaciones. Y ese desempeño cuanto más diverso haya sigo, mejor.

Escribir y hablar sobre la pasión como si todo el mundo tuviera la obligación de traerla consigo desde la cuna sería un tanto ingenuo. Es el proyecto el que despierta o no pasión en la gente, el líder y su propia pasión trasnmiten lo mismo a la gente y entonces dan ganas de seguirlo, de subirse al tren, de disfrutar el “ser parte de”. O de decidir claramente: “esto no es para mí”.

Esto es lo real respecto del apasionamiento por el proyecto. El resto es puro mito, y como tal, queda en la fantasía de las miles de páginas que se escriben imaginando a priori que toda la gente viene con una dosis de pasión que obligatoriamente debería poner en juego en su lugar de trabajo.

¿Qué pasa cuando los fundadores (más allá de ser accionistas o empleados) se matan haciendo crecer algo que iniciaron desde cero, y luego cuando es grande, por muchas razones posibles no hay posibilidad de canalizar la adrenalina?

¿Por qué “se va la gente”? Se va a veces literalmente a otro proyecto, a otra empresa, y otras se va intelectual y emocionalmente, se queda, pero vegetando.

Es la Organización la responsable de mantener el fuego prendido en el centro de la empresa. Proponer a su equipo un proyecto que cambia, que muta, que crece y se desarrolla y que tiene espacio para todos los que quieran aportar lo mejor que tienen.

Cuantas veces vimos líderes de áreas, de proyecto y hasta de organizaciones, el mismísimo número uno, pidiendo participación, compromiso, etc. etc. en el discurso de fin de año…Y después resulta que la cultura de la empresa es “cajonear” las iniciativas, aceptarlas según de quien provengan, ejercer el favoritismo con sus colaboradores, llevar la nave a navegar año tras año por el estanque…

El cinismo que a veces vemos en la empresa de cualquier tamaño mata la pasión que el mismo verdugo les pide a sus víctimas. Y bien sabido es lo difícil que le resulta a miembros del equipo cuestionar esta clase de líderes. El miedo y la precaución excesiva pero entendible, se transforman en el estandarte y entonces suelen formarse dos grupos: los que quieren seguir sintiendo el fuego de la motivación y los que para protegerse comienzan a desarrollar una falsa ingenuidad, negando lo evidente, guardando la iniciativa y lo mejor que tienen porque no encuentran plataforma para desarrollarla.

Y entonces pasa lo que no debería pasar. Aparece la cara negativa de la relación contractual. Transaccional al milímetro, cada miembro del equipo empieza a sentir la necesidad de dar sólo por lo que le es permitido o sólo por lo que recibe.

Ya sabemos que toda relación de trabajo es contractual. Pero se puede tener un contrato con el proyecto, o con la organización que brinda seguridad más allá del proyecto, o con ambas fascetas de la vida laboral.

Cuando digo la cara negativa contractual, me refiero a la que sumerge a la iniciativa, la relega como no importante. Acciones que sólo generan chatura, el equipo comienza a dormirse, y no hay nada peor para un líder que tener una organización dormida.

Sin embargo hay líderes que duermen a los equipos con mucho entusiasmo, y organizaciones que prefieren que su gente piense poco o igual que sus conductores.

En algunos sectores económicos se puede sobrevivir así y hasta lograr algunos resultados aceptables en términos de facturación y rentabilidad. Ahora, el día que necesitemos innovación, creatividad, empowerment y un equipo preparado para sobrellevar la crisis, mejor presentarse en convocatoria.

Humanizar las empresas. Esta es la mejor forma de estimular el crecimiento y prevenir el fracaso. No existe mejor estrategia para el desarrollo sustentable. Es simple. Mentes y energía consustanciadas con el proyecto, el equipo, las otras personas. La mejor condición para alinear la empresa. Afirmar esto no debe generar temor ni duda, y tampoco significa que todas las empresas están deshumanizadas. De ninguna manera.

Es mucho más simple y lo voy a poner mediante ejemplo: un Ceo, un gerente general, en fin el número uno de la organización que sabe que tiene uno o más gerentes de área que entorpecen el desarrollo de energía de su equipo o parte de él, afectando así el rendimiento y la motivación del mismo, comete un grave error para la responsabilidad que tiene si no produce cambio en esa situación.

Y esto hay que decirlo muy claramente. Aquí no hay medias tintas, una circunstancia como la mencionada merece un cambio importante lo más rápido posible. Y si no se ejecuta, la organización tiene un problema: se iniciará el proceso a través del cual la pasión se relega y crece lo que yo llamo la cara oscura del contrato. Dicho más claramente el trabajo a reglamento y sin entusiasmo.

Prevenir este tipo de circunstancias indeseables es una de las responsabilidades insoslayables del máximo líder de la organización.

Su concepto de organización, su concepto de funcionamiento y optimización del invalorable Capital Humano que administra es vital a la hora de decidir todas estas cuestiones. En definitiva, es la realidad la que le exige que tenga una visión superadora, visión humanista que jerarquiza el potencial de las personas, permitiendo a cualquier organización evolucionar al máximo de su potencial.

Lic. Jorge González

Haga click aquí para leer más artículos de EmprendedoresNews.com