Gerencia y Saber Delegar Cartagena Murcia

Un buen gerente está plenamente identificado con el alcance y repercusiones de la delegación, sabe qué es lo que tiene que delegar, dirigir y controlar con los actores involucrados, sus capacidades, habilidades, destrezas, conocimientos. Mide los efectos que la delegación puede propiciar, los obstáculos…

Garcia Leon Mªteresa
868060807
Carmen Conde 53
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Asesorias N.Gomez S.L.  
968524480
Alfonso Xiii 20
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Asesoria N. Gomez S.L. Pº Alfonso Xiii, 20 B - 1º A  
968524480
Alfonso Xiii 20
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Manresa & Rodriguez Asesores Salitre, 29 - 2º  
968522012
Salitre 29
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Asesores Carthago S.L.  
968520984
Cuesta De La Baronesa 3
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Gestion Y Tramitacion Notarial S.L.  
968122231
Aire (Del) 27
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Atrio Asesores Consultores S.L.  
968505904
San Basilio 7
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Bellver-Candela S.A.  
968521945
Carmen (Del) 26
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Carlos Gonzalez Samper S.L.  
968504150
General Lopez Pinto 2
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Bermar Asesores Nauticos S.L.  
968527459
Andino 3
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Gerencia y Saber Delegar

Artículos Proveído Por:

1) Tener claro en qué consiste la tarea: Muchas veces los fracasos en las tareas de delegación se originan en que la persona que delega, no tiene claro que es lo que quiere delegar. El escribir nos ayuda a descubrir las lagunas o ambigüedades que tiene nuestra comprensión del problema. Cuando no delegamos la tarea, al ejecutarla por nosotros mismos vamos a ir descubriendo y solucionando esas diferencias. Para poder delegar la tarea, debemos tenerla muy clara.

2) Dar consignas muy claras y específicas: Es necesario, al delegar una tarea, que la persona que la reciba sea informada de todo lo que se espera de ella, y que la explicación sea adecuada a su nivel de comprensión y experiencia. Estas pautas deberán incluir claramente los objetivos a lograr, los plazos de ejecución, los recursos que se dispondrán, etc.


3) Elegir la persona adecuada: La eficiencia se logra cuando la capacidad de la persona es suficiente pero no sobreabundante. Si el presidente manda a un gerente a comprar caramelos para su uso personal, o se encarga al cadete trazar los planos de un circuito electrónico, se estará eligiendo personas que no son las adecuadas para esa tarea. Para elegir a la persona adecuada, debería realizarse una lista de los requisitos que el candidato debe reunir para recibir esa delegación. Una vez más el escribirlas, nos ayudara a clarificar nuestros pensamientos y a evitar vaguedades que luego pueden causar efectos indeseables.

4) Definir pautas de evaluación: Cuando una tarea sale de nuestra órbita personal, debemos conservar el control del desempeño de la misma, mediante evaluaciones periódicas del desempeño. Estas evaluaciones deben ser conocidas por la persona que recibe la delegación e, incluso, es muy aconsejable que participe en la definición de esas pautas y en la evaluación de la misma.
Tómese además en cuenta como lo cita Diego Pinilla, que delegar puede ser útil, o necesario, por diversos motivos.

1.Porque no tengamos conocimientos, pericias o la experiencia necesaria para encargarnos de una tarea. Ya pueden ser trabajos de programación que no sepamos realizar o bien tareas más creativas como el diseño de una página web. Hay pocas personas que tengan las mismas grandes capacidades para programar o para hacer diseños impactantes.

2.Porque no tengamos tiempo en hacer una labor. Es mejor encargarle a una persona la ejecución de una labor que quedar mal con un cliente por culpa de un retraso injustificado. Es cierto que nuestra economía puede verse perjudicada al encargar parte de un proyecto a un profesional de fuera, pero así nos aseguramos que saldrá adelante y que el cliente quedará satisfecho. Sin duda un cliente satisfecho puede beneficiarnos a la larga y compensar el esfuerzo económico de pagar a otras personas por hacer un trabajo.

3.Porque así nos podemos dedicar nosotros a cosas más rentables, o tal vez a abrir otro tipo de negocios para explotar en el futuro.

4.Porque, aunque podamos realizar una labor, siempre hay alguien que podría hacerlo más rápido, mejor y por menos dinero.

A la hora de delegar un trabajo, hay que procurar que todo quede claro desde el principio. Es decir, cuáles serán las responsabilidades de cada cual, qué cantidades se van a pagar a cada persona, etc. La persona en que delegas tiene que estar correctamente informada de las necesidades del proyecto y debe disponer de toda la documentación necesaria para hacer la labor a gusto del cliente. Piensa que, igual que cuando recibes un encargo necesitas que el cliente te informe convenientemente, la persona en que delegas también necesitará tu ayuda para hacer su parte

No cabe la menor duda como lo cita Pinilla, que delegar es bueno para todos. Para el que encarga tareas, porque le descarga de trabajo. Para el profesional sobre el que se delega cierta área, porque puede aumentar su volumen de trabajo y sus ingresos. También para el cliente final, porque el trabajo será realizado con mayor rapidez y fiabilidad.

Delegar es otorgar poder, permitir que tomen posiciones, que asuman responsabilidades, que utilicen su libertad de una forma productiva como lo comenta Diego Lo Destro.

#

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com