La Trampa del Empleado Corporativo Zaragoza Aragón

En el último tiempo he tenido la oportunidad de conversar con varias personas que hoy por hoy trabajan como gerentes, directores u otro puesto jerárquico en grandes empresas. Personas talentosas que han sacrificado muchos años para crecer dentro de dichas organizaciones, algunas haciendo carrera fielmente en la misma empresa y otros salpicando de empresa en empresa...

Lafuente Ruiz Raimundo
976234197
Moreria 1
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Lopez Erlac Asesores  
976079830
General Sueiro 41
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Adade Zaragoza S.L.  
976204111
San Jorge 7
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Analisis Aragon S.L.  
976274499
Sagasta 41
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Alpes Asesoria De Empresas Maria Espinosa, 4 - 5º B  
976106015
Maria Espinosa 4
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Azabal Castillo Olga
976440308
Cesar Augusto 5
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Ameser Gestion S.C.  
976593832
Torres (Las) 17
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Admipyme Cortes S.L.  
976238134
Independencia 6
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Aznar Larroy, Jesus San Vicente Martir, 11  
976219984
San Vicente Martir 11
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Alfred Formacion S.L.  
976411038
Tenor Fleta 81
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

La Trampa del Empleado Corporativo

Proveído Por:

En ambos casos han podido crecer y escalar en la cadena alimenticia corporativa.

Muchas de estas personas tienen el “bichito” del emprendedor adentro y tienen latente la idea de abrir su propia empresa y salirse del “camino de la rata” como lo llama Robert Kiyosaky en el libro Padre Rico, Padre Pobre. Yo lo llamo la trampa del emprendedor corporativo.

Pero, salir de esta trampa, a medida que uno crece en la cadena alimenticia corporativa, es cada vez más difícil. Porqué cada vez el costo de oportunidad de dejar un sueldo corporativo es mayor.

Además, a medida que uno va creciendo en edad, también van creciendo sus necesidades financieras. Al principio comienza con necesidades de educación (pagarse los estudios) y esparcimiento (salidas y viajes) y luego empiezan necesidades materiales como ser el auto, la casa, el amueblamiento, el LCD, etc. Luego cambiar de auto, de casa, etc. Y lo más importante, mantener a su familia o como yo
siempre digo “pagar el calefón a fin de mes”.

Por eso es que hoy existen muchos emprendedores “frustrados” que trabajan para las corporaciones y están atrapados, casi sin salida.

Si se quieren lanzar al mundo emprendedor y fundar su propia compañía pueden explorar diversos caminos:

1. Lanzar su emprendimiento en forma paralela, hasta que su proyecto genere ingresos y luego hacer el switch.
2. Buscar financiamiento para lanzar su emprendimiento y que este le siga pagando su sueldo.
3. Jugársela, confiar en su proyecto y apostar a que en un corto plazo, su negocio va a permitirle obtener ingresos.

Al primer caso le veo muy bajas probabilidades de éxito. No digo que no sea posible, pero, siempre sostengo que la falta de foco disminuye seriamente las probabilidades de éxito. Hace tiempo escribí un post al respecto.

El segundo caso –emprender en forma paralela- es uno de los caminos más buscados por los emprendedores latentes que trabajan en el mundo corporativo. Claro, es uno de los caminos más cómodos…

Este caso yo lo dividiría en dos: por un lado aquellos que quieren seguir cobrando el mismo salario corporativo (o casi el mismo salario y beneficios), de forma tal de no arriesgar nada y por el otro aquellos que optan por obtener un ingreso menor arriesgando en menor parte.

Particularmente yo creo que un salario corporativo le hace mucho daño a un start-up, que en las etapas iníciales (start-up propiamente dicho) no cuenta con recursos o bien no cuenta con ingresos suficientes para salir del “valle de la muerte”, que es la etapa donde las empresas gastan más de lo que generan.

Como inversor, yo apoyo firmemente que los emprendedores tengan un salario “no corporativo”. Un salario menor que les permita “pagar el calefón” a fin de mes, de forma tal de no estar preocupados mirando su bolsillo y así estar concentrados en empujar con el “cuchillo en los dientes” al emprendimiento.

Los altos salarios en la etapa del start-up que permiten a sus fundadores cambiarse la casa, el auto, tomarse vacaciones lujosas, etc. carecen de sentido.

Ser empresario, implica asumir “riesgo empresario”.

Pónganse un minuto en los zapatos de un inversor de capital de riesgo. Si un emprendedor no está dispuesto a arriesgar por su proyecto, ¿por qué un inversor debería arriesgar su dinero e invertir en él?

Es importante que cuando se acerquen a un inversor, antes piensen si están dispuestos a asumir dicho “riesgo empresario”. Ya sea no cobrando salario por un tiempo (tercer caso planteado) o bien cobrando un salario menor. Obviamente, cuando la empresa comienza a crecer, la variable salario debería ir acomodándose de acuerdo a la etapa de la empresa. Si la empresa ya tiene un tamaño importante (corporativa) entonces tiene sentido que sus managers tengan salarios corporativos.

Los start-ups pueden pagar salarios de start-ups, no de empresas multinacionales corporativas.

Por ello, yo agradezco a dios que, allá por los principios de los ‘90s, cuando estaba en la universidad y me presenté a varios programas de Jóvenes Profesionales en empresas multinacionales como ser Coca-Cola, Siemens, Techint y otras, no me hayan seleccionado.

Quizá se hayan dado cuenta que yo era un emprendedor y por ello no me contrataron, quizá yo no tenía las aptitudes necesarias o bien quizá simplemente les encantaba “forrear” a aquellos estudiantes que se presentaban en masa, con sus múltiples entrevistas grupales e individuales…
De: Damián Voltes


Haga click aquí para leer mas artículos de EmprendedoresNews.com