Palabras de Líder Santander Cantabria

Como un negociador de rehenes, Kolhrieser, ha tenido muchas oportunidades para llevar a la práctica lo que él predica como el arte de negociar. Estas son sus seis habilidades esenciales para resolver conflictos efectivamente a través de su liderazgo...

Asesores Hernan Cortes S.L.  
942319099
Hernan Cortes 15
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asesoria Orgo Castilla, 7 - 2º Izquierda  
942314566
Castilla 7
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asesoria Auditres Pje. Peña, 4 - 2º, P.ª 10  
942319698
Peña 4
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Dehesa Y Rodriguez Campos S.L.  
942230900
Jesus De Monasterio 25
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asesores Y Servicios Carlos Iii, 5 - Entresuelo  
942310211
Carlos Iii 5
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asiman S.L.  
942231259
San Fernando 82
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asersan Gestion Tributaria S.L.  
942217304
Castilla 27
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asesoramiento Y Gestion De Empresas De Cantabria Santander  
942221792
Sangas 
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Asesoria Orgo S.L.  
942314566
Castilla 7
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Arcos Pascual Simeon De Los
942229398
Calderon De La Barca 17
Santander, Cantabria

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Palabras de Líder

Proveído Por:

1. Cree y mantenga un vínculo, incluso con su “adversario”. Para ello no es necesario que ese individuo nos agrade; lo único que hace falta es un objetivo en común. Trate a la persona como a un amigo, y base la relación en el respeto mutuo y la cooperación. Los líderes deben aprender a diferenciar entre la persona y el problema, y evitar las reacciones negativas a los ataques o las emociones intensas.

2. Entable un diálogo y negocie. Es importante no apartar la conversación del tema en cuestión, mantenerse concentrado en un resultado positivo y ser consciente de la meta común. La etapa siguiente es la negociación, en la que además de dialogar se “regatea”. El diálogo y la negociación producen transacciones genuinas y productivas para ambas partes. Necesitamos usar energía del cuerpo, emociones, intelecto y espíritu.

3. Ponga el pescado sobre la mesa. La frase proviene de Sicilia, donde los pescadores exponen su sangriento botín para limpiarlo en conjunto. Hacen la dura tarea y son recompensados con una rica cena al final del día. Si usted deja un pescado “bajo la
mesa”, empieza a pudrirse y a oler mal. En cambio, una vez que plantea el problema, puede empezar a aclarar el enredo. Sea directo pero respetuoso, y hable en el momento oportuno.

4. Comprenda la causa del conflicto. Entre las raíces de una discrepancia se cuentan las diferencias en materia de objetivos, intereses o valores. Es crucial determinar si un conflicto guarda relación con intereses o necesidades. Los intereses son más transitorios y superficiales, como la posesión de tierras, el dinero o un empleo; las necesidades son más básicas y difíciles de negociar: identidad, seguridad y respeto, por nombrar algunas. Muchos conflictos parecen obedecer a intereses, cuando en realidad son producto de necesidades. Alguien que no ha sido promovido puede parecer triste por la falta del dinero extra, cuando en verdad el dolor está en la pérdida de respeto o una falta de identidad.

5. Aplique la ley de la reciprocidad. En general, lo que uno da es lo que recibe. Los seres humanos tienen instaurado un padrón de reciprocidad. Una técnica poderosa para dominar en cualquier tipo de disputa es enfatizar con los sentimientos y el punto de vista del otro individuo controlando lo que expresamos – tanto verbalmente como no-verbalmente. Una vez que hayas hecho esta concesión, seguramente el otro hará lo mismo.

6. Construya una relación positiva. Una vez establecido un vínculo, nutra la relación y siga tras el logro de sus objetivos. Trate de equilibrar la razón y la emoción, porque emociones como el miedo, el enojo, la frustración pueden desbaratar acciones bien planeadas. Entienda el punto de vista de la otra persona, lo comparta o no. Cuanto más efectiva sea la manera en que comunique sus diferencias y los puntos de concordancia, mejor comprenderá las preocupaciones del otro, y así mejorará sus probabilidades de alcanzar un acuerdo aceptable para ambas partes. Como demuestran los procesos de negociación para liberar rehenes, es más productivo persuadir que coaccionar.

De: Intermanagers

Haga click aquí para leer más artículos de EmprendedoresNews.com